Solsticio de Verano:

Una fiesta 100% Pagana.

solsticio

       Si preguntásemos a alguien que se celebra en el solsticio de Verano, más popularmente conocido en nuestro país como “St. Juan”, la gente lo asociaría principalmente con las hogueras, las buenísimas cocas que se compran en esta fecha, los petardos y cohetes que por desgracia siempre dejan algún lisiado o mutilado en nuestro país, las fiestas o “verbenas” que en pleno verano siempre se agradecen y apetecen.
       Són pocos no obstante los que  a día de hoy son conscientes que esta festividad de tipo cultural, tiene unas raíces mucho más antiguas en el tiempo, anteriores al cristianismo y que de alguna manera estas han sobrevivido en las costumbres y el acervo popular, más allá de la religiosidad, perviviendo como testimonio vivo de un pasado pagano, de una tradición que desde la Península Ibérica a los países Bálticos todavía sigue viva. Y sigue viva de una de las maneras que permite perfectamente mentener viva una tradición, la celebración generalizada en forma de festividad. Forma de establecer un calendario de celebraciones que toda religión desde la más pagana a la más monoteísta han explotado a lo largo de los siglos. Por desgracia nos ha llegado hasta nosotros la versión más popular y carente del sentido religioso y espiritual, pero es un testimonio vivo de un pasado 100% pagano y que a sobrevivido en forma de celebración hasta nuestros días. Este hecho es común en toda Europa, donde las raíces paganas y politeístas también son comunes.
     Pero hay algo que si a sobrevivido de forma fidedigna y auténtica al paganismo, por desgracia no su parte más espiritual, pero si el concepto pagano de celebración que acompañaban a estas grandes festividades, festividades del pueblo y para el pueblo junto a sus principales Dioses y Diosas.
    Para dar testimonio del Solsticio de Verano, también conocido como el Alban Heruin de los celtas o el Midsummer’s Blót de la tradición Odinista, no necesitaremos, culturalmente hablando ir hasta las lejanas tierras de Irlanda o los fiorbos escandinavos, en nuestro país tenemos una tradición tan rica y sobretodo viva que no lo hace necesario.
    Empezaremos por un dato curioso del cual dejó testimonio uno de los pueblos conquistadores más importantes que ha habido en la Península Ibérica, el Romano. En tiempos del Imperio Romano se rendía culto a un Dios llamado “Jano”, el Dios de los portales. Este Dios era un Dios de dos caras, una opuesta a la otra, se dice que una mirando hacia el Solsticio de invierno y otra hacia el Solsticio de Verano, no por simple casualidad, para los Romanos al igual que para el resto de los pueblos paganos de la época, los solsticios maracaban el momento del año donde las “puertas” al mundo de los Dioses estaban más abiertas y la comunicación con ellos y el tipo de energias que representaban era más posible que nunca, ambos portales hacia el más allá, recibían en la antigua Roma el nombre de los “Juanes”.
    Al sosticio de verano van asociadas creencias de todo tipo, desde que es posible si se va al lugar adecuado comunicarse con los dioses, pero sobretodo con los seres elementales de la naturaleza, a todo tipo de creencias positivas, relacionadas con la prosperidad, la fecundidad o el amor. Se creía que era el momento más adecuado para la recolección de las hierbas medicinales que serían utilizadas durante el año. Hay también todo un acervo de rituales derivados de los aspectos de esta festividad.
Quizás uno de los rituales o costumbres más conocidos en nuestro país sea el que año tras año se viene practicando desde hace un sinfín de generaciones en San Pedro de Manrique, Soria, donde hay la costumbre de andar sobre la brasas incandescentes de la hoguera descalzo y con alguien subido a la espalda. Esta costumbre es una reminiscencia de antiguos ritos de fertilidad, que nos recuerdan no por casualidad a la hogueras de Beltaine.

    En Galicia por ejemplo hay la costumbre de darse un baño en el mar a la medianoche del 23 de junio. Se trata de recibir nueve olas, las cuales son símbolo principal de salud y prosperidad. Cabe aquí hacer un pequeño apunte sobre la numerología del número, no es en vano el que sean 9 olas en una festividad de marcado carácter  mágico.  Donde el nueve toma un cariz claramente lunar, asociado siempre a la Diosa, como madre tierra y su aspecto de fertilidad. No es una coincidencia que entre los pueblos germanos, en  Europa se rindiera culto en estas fechas a una antiguísima deidad de la familia de los Vanir llamada Nerthus. Aunque en la actualidad en el odinismo moderno son más celebrados Balder, Thor o la propia “Suna” que es el sol pero que en la mitilogía nórdica es femenino, muy apropiado por cierto, para un festividad de la fertilidad y la prosperidad.
   Pero la costumbre más extendida de esta festividad són la hogueras. El solsticio es la fiesta del fuego y esta es una fiesta de marcado carácter pagano. Costumbre antiquísima que se extiende por toda Europa, los vailes alrededor de la hoguera son tan acestrales como la tradición misma. No obstante aunque en la práctica popular el solsticio de verano a quedado como la fiesta del fuego, la auténtica celebración del fuego y sobretodo la que celebran los herederos actuales del paganismo es el Betaine  o Samhaim.
    Sea como sea la tradición  la fiesta del fuego y sobretodo sus festejos y rituales que todavía hoy en día, aunque en la ignorancia de su auténtico significado, se siguen celebrando, son sin duda de origen Pagano.  


Godi Sigurd Heimdallsson
heimdallsson@yahoo.es
COE- Círculo Odinista Europeo
.

 
 
Comunidad Odinista de España-Asatru 1981-2008